ESPAÑA: La familia Mendieta entierra a Timoteo, el sindicalista fusilado hace 78 años

Tomado de: kaosenlared.net

thumb (2)

Tras 78 años de su fusilamiento, hoy Leopoldo Mendieta ha podido ser enterrado en el Cementerio de la Almudena, su féretro cubierto por una bandera republicana acompañado por su hija, sus nietos y los miembros de la Memoria Histórica además de decenas de personas que querían darle su último adiós, un adiós que se le ha negado casi 80 años.

Tenía 41 años cuando murió, era presidente de la UGT en Sacedón, su pueblo natal, y su hija Ascensión 13, el día que abrió la puerta a las personas que  iban a acabar con su vida.
Su madre, al morir, hizo prometer a Ascensión y a su hermana mayor que lucharían por encontrar los restos de Timoteo, y así lo han hecho, peleando toda su vida adulta para conseguirlo. La hermana desgraciadamente se fué antes de poder ver, cómo los restos de Timoteo eran encontrados el pasado 31 de mayo.
Hoy 78 años después, se ha hecho justicia con Timoteo que descansa en paz, y con Asunción que sólo espera descansar junto a su padre cuando le llegue su momento.

FOTOS DE ALICIA ARMESTO

Desde la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica

Hay un país que tiene pendiente reencontrarse con su dignidad, llorar a los que verdaderamente murieron por la democracia, a esas mujeres y a esos hombres que se opusieron al triunfo de un golpe de Estado, que dieron un ejemplo al mundo. Hay un país pisoteado por quienes utilizan la democracia, por quienes nunca la defendieron, por quienes jamás derramaron una lágrima ni una gota de sangre por ella. Hay un país debajo de las cuentas donde están los sueños de nuestros abuelos, de nuestras abuelas, la enorme dignidad de todos y todas los que nos precedieron para poder usar la libertad, para leer. Las semillas de todo lo bueno que tiene nuestra democracia, nuestra inteligencia colectiva, la sensibilidad de todos aquellos que no somos políticamente psicópatas porque nos conmovemos con los que sufren, con los que no tienen recursos para salir adelante, con los que trata de marginar y esconder un Estado.
Hay un país donde los jefes de Estado se eligen democráticamente y por eso saben a quién tienen que agradecer la democracia, las urnas abiertas, las heridas cerradas con las medicinas de la memoria y el reconocimiento.
Hay un país donde Ascensión Mendieta estaría condecorada por el Estado, donde el dolor de cualquier víctima de la violencia le dolería al Gobierno. Hay un país donde la gente es decente, pero está debajo de la tierra, en las cunetas, esperando a que los 114.224 hombres y mujeres desaparecidos por la dictadura franquista regresen convertidos en semillas, en las huellas de un camino del que un día nos forzaron a desviarnos pero al que tenemos que volver para no perder el rumbo de la dignidad. Ascensión Mendieta ya camina por él.
Anuncios

Publicado el julio 2, 2017 en Argentina, España, represión y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: