Desenmascarando los engaños de Israel acerca del agua

Belén Fernández

Tomado de: Rebelión

descarga

En lo alto de la lista de los logros de Israel, fabricados y de alguna manera descarados y adornados, está el de supuestamente “ hacer florecer el desierto ”e inmediatamente después comerciar con la tierra palestina usurpada en 1948.

No importa que Palestina no fuera exactamente un desierto ni que las técnicas para hacer “florecer” involucraranmasacres masivas así como una gran devastación ecológica. No debemos permitir que estos hechos alimenten el camino de la creación de mitos.

En la actualidad Israel ha seguido promocionándose como pionero mundial en tecnología y conservación del agua, así como de los sistemas de riego por goteo para la desalinización.

Por supuesto, algunos podrían argumentar que Israel ha disfrutado de una injusta ventaja competitiva en el ámbito del agua dado que ha sido capaz de dominar el acceso al recurso valioso mediante la desviación a su favor de las vías navegables y, literalmente, el secuestro de los acuíferos palestinos.

Ahora, Israel está una vez más levantando falsas olas a través de la firma israelí Agua-Gen, la cual en una obsequiosa y reciente publicación en el Times de Israel nos informa que está “contemplando apagar la sed global” mediante la extracción de agua del aire.

¿Escasez o robo de agua?

The Times explica que Agua-Gen fue fundada por un ex-comandante de combate de una compañía de reconocimiento en el ejército israelí y actualmente está “controlada por el multimillonario ruso-israelí Michael Mirilashvili”, vicepresidentedel Congreso Judío Mundial.

Entre las muchas razones por las que la tecnología es tan vital, se nos dice, es que alrededor de 1,2 millones de personas – casi una quinta parte de los habitantes de la Tierra – viven en zonas con escasez de agua, según cifras de las Naciones Unidas.

La página web de la ONU señala que otros 500 millones de personas se está “acercando a esta situación, [y] otros 1,6 millones… se enfrentan a la escasez económica de agua (donde los países carecen de la infraestructura necesaria para llevar el agua de ríos y acuíferos)”.

Por su parte, la página web de Agua-Gen añade que “el agua es todavía en el mundo la principal preocupación, ya que el agua no segura mata a más personas que [ sic ] las guerras”.

Dado que Israel nunca ha mostrado ningún reparo detectable en negar a los palestinos el acceso al agua potable o en matarles, la imagen de Israel como el mesías del agua es, por decirlo suavemente, un poco difícil de tragar.

Se debe tener en cuenta un artículo que se publicó en el Jerusalem Post el mismo día (16 de abril) que el Times de Israel publicó su artículo sobre la empresa Agua-Gen yla misión de Israel de calmar la sed mundial.

El Post informa sobre la grave situación en la Franja de Gaza, donde el agua dulce es “un bien escaso” y donde se repiten las crisis eléctricas y la situación en la planta [eléctrica de Gaza] “cuyos daños causados ​​por el bombardeo israelí de 2014 todavía tiene que ser totalmente reparados”.

El artículo cita a Robert Piper, coordinador humanitario de la ONU en el territorio palestino ocupado, que advierte de que la última y severa crisis eléctrica podría ayudar a desencadenar una “tormenta perfecta” cuyo resultado es una franja de Gaza fundamentalmente inhabitable; sin duda, un difícil dilema para las dos millones de personas que residen allí.

El mensaje continúa: “Al mirar el panorama más amplio de la crisis, para Piper estaba claro que la causa principal es la restricción a la libertad de movimientos de bienes y personas a través de los tres cruces en la Franja de Gaza, que han hecho imposible una economía viable”.

Cuando llueve…

Israel, por su parte, ha encontrado un montón de oportunidades económicas lucrativas en la represión palestina – con trucos israelíes de seguridad y otras pericias punitivas- comercializadas a lo largo y ancho (Agua-Gen, por su parte, al parecer también tiene un buen comienzo, ya que recientemente firmó ofertas con la India y Vietnam).

Y aunque puede que Cisjordania no esté en la trayectoria directa de la tormenta absoluta que amenaza Gaza, el territorio no está exento de la represión y el saqueo.

Allí las dificultades con el agua impuestas por Israel van desde unas tasas prohibitivas para las comunidades palestinas adrásticos recortes en el suministro, el robo directo del agua palestina para hidratar las colonias israelíes ilegales, el llenado de sus piscinas y otros pertrechos.

Recibí un correo electrónico de respuesta en 2013 de la experta en medio ambiente con sede en Cisjordania Alice Gray en el que destacaba algunas maniobras adicionales de la inteligencia israelí en el área, como “impedir a los palestinos la construcción de plantas de tratamiento de aguas residuales… y luego procesarles en virtud del derecho internacional de la contaminación transfronteriza”.

El año anterior un Informe de Oxfam titulado “ On the Brink ” señalaba que “las cisternas de agua utilizadas por los agricultores palestinos para recoger agua de lluvia son frecuentemente demolidas por las autoridades israelíes, lo que limita aún más su capacidad de desarrollar cultivos”.

En otras palabras: llueve sobre mojado.

Blanqueo completo

Pero volviendo a Agua-Gen, cuya nueva campaña ha creado nuevas ocasiones para expresiones idiomáticas, se puede leer en la edición de marzo de Times of Israel el titular: “En el AIPAC, Dershowitz saca agua de la nada”.

El personaje en cuestión era, por supuesto, el ex profesor de la Escuela de Derecho de Harvard Alan Dershowitz, encargado de una demostración de la tecnología de Agua-Gen en la conferencia política anual del Comité de Asuntos Públicos Estadounidense-Israelí (AIPAC) en Washington, DC.

Anteriores trucos de magia de Dershowitz incluyen inventar una “continuidad de civilidad” para proporcionar justificación legal al asesinato de ciertos tipos de civiles árabes, así como otros comportamientos que sugieren que su lugar de empleo podría haberse titulado más acertadamente Harvard Pabellón Psiquiátrico.

Como parte de su actuación en el AIPAC Dershowitz promueve eficazmente Agua-Gen a la primera línea de la batalla contra el Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), el movimiento por los derechos palestinos:

“Creo que no hay arma más poderosa en la lucha contra el BDS para Israel que desarrollar tecnologías imprescindibles para el mundo… No se pueden boicotear aquellos productos sin los que no se puede vivir”.

En resumen, parece que no se trata tanto del noble rescate de un mundo desafortunadamente sediento, sino de cómo proteger la imagen de Israel y con ello asegurarse una alta rentabilidad en el orden internacional, el uso de agua sacada de la nada para encubrir un sistema deapartheid y de limpieza étnicainstitucionalizados. Algo de lo que, sin duda, todos podemos prescindir.

Belen Fernandez es autora de The Imperial Messenger: Thomas Friedman at Work, publicado por Verso. Es editora colaboradora de la revista Jacobin.

Fuente: http://www.middleeasteye.net/columns/blowing-israel-s-aqua-shenanigans-out-water-407097625

Anuncios

Publicado el mayo 2, 2017 en Agua, Israel, MUNDIALES, Palestina y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: