Denuncian indignante situación de menores extranjeros no acompañados en la ciudad de Melilla

Tomado de: kaosenlared.net

melilla-sobreviviendo-peninsula-foto-robert_ediima20141226_0468_17

El colectivo Bienvenidos Refugiados España, alarmado por la indignante situación en la que se encuentran los menores extranjeros no acompañados en la Ciudad Autónoma de Melilla, ha elaborado un informe donde denuncia la dejadez de la Consejería de Bienestar Social y de su actual Consejero, Daniel Ventura, respecto a la protección que deberían recibir estos menores, como menores tutelados que son.

El documento se ha redactado basándose en el trabajo de campo realizado por voluntarias de este colectivo durante el mes de diciembre de 2016, a través del cual recogieron declaraciones y denuncias de las ONG locales presentes en Melilla, PRODEIN Y HARRAGA, además de los testimonios de otros agentes de la ciudad (los propios menores, activistas, políticos, fotógrafos, etc.)

Este informe pretende visibilizar la constante violación de los derechos de los menores en esta ciudad, el trato que reciben tanto por la Administración de la Ciudad Autónoma, como por las fuerzas de seguridad y la empresa que gestiona el Centro de Protección de Menores “La Purísima”: Arquitempo.

La desprotección que sufren los menores infringe la legalidad vigente, desde laConstitución Española hasta la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social pasando por la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, de modificación parcial del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Es inconcebible que dentro del territorio español se quebranten las leyes con total inmunidad, se permita y se normalice la presencia de niños viviendo en la calle, se consienta la desprotección y los malos tratos de aquellos que están internados en el Centro de Menores, y se silencie la dejadez del gobierno de la ciudad ante esta situación.

bienvenidosrefugiadosespana@gmail.com


INFORME SOBRE LA SITUACION DE LOS MENORES NO ACOMPAÑADOS EN LA CIUDAD AUTÓNOMA DE MELILLA

ENERO 2017

INTRODUCCIÓN

Bienvenidos Refugiados España nace en septiembre de 2015 ante la pasividad de los gobiernos en la gestión de los flujos migratorios de las personas refugiadas. Desde su nacimiento, esta plataforma ciudadana ha tratado de dar difusión y denunciar las actuaciones llevadas a cabo por la Administración General, ONGs, y grupos de voluntariado independiente. Tras meses trabajando y estableciendo nuestro foco de atención en Grecia, decidimos comenzar a investigar sobre la situación de las personas migrantes en la frontera sur de Europa, en las ciudades de Ceuta y Melilla. Una Comisión de esta plataforma viajó a la ciudad de Melilla en diciembre de 2016 para recabar información sobre la realidad que allí se vive.

El presente informe trata de visibilizar una de las realidades más duras y preocupantes que nos encontramos: la situación de los menores extranjeros no acompañados. Basándonos en la información obtenida de las únicas dos asociaciones que trabajan atendiendo a estos menores: Prodein, y Harraga(ANEXO I) y el trabajo de campo que realizamos.

JUSTIFICACIÓN

En Melilla actualmente hay 540 Menores extranjeros no acompañados. 340 se encuentran en el Centro de Protección de Menores “La Purísima” y se estima que alrededor de 100 viven en las calles de la Ciudad Autónoma (según las ONGs locales Harraga y PRODEIN, aunque es difícil obtener datos exactos). El resto se encuentran internos el Centro Asistencial “Gota de Leche”, y “La Divina Infantita”. La situación en la que se encuentran es de extrema vulnerabilidad, tanto aquellos que se encuentran fuera del sistema de protección, obligados a vivir y a dormir en la calle, abandonados por las autoridades y criminalizados por la población, como los internos de “La Purísima”, ya que hay numerosos indicios de que ese Centro no está cumpliendo con las normas y responsabilidades contempladas en la Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, de modificación parcial del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Por todo ello, consideramos imprescindible denunciar esta situación, y dar visibilidad a una realidad donde responsables políticos, autoridades, funcionarios, y demás sectores de la población incumplen reglamentos básicos de la política de atención y protección al menor.

El informe está dividido en dos partes, reflejando dos realidades distintas pero igual de duras: La situación de los menores extranjeros no acompañados internos en el Centro de Protección de Menores “La Purísima” y los menores extranjeros no acompañados que viven en la calle. Así mismo, queremos hacer hincapié que en todos los casos estamos hablando de menores tutelados por la Ciudad Autónoma, tanto los que viven en la calle como los que viven en el Centro.

  1. CENTRO DE MENORES LA PURISIMA (foto en anexo)

La responsabilidad sobre la acogida de menores corresponde a las Comunidades Autónomas, en este caso a la Ciudad Autónoma de Melilla, y en particular a la Consejería de Bienestar Social, cuyo Consejero en la actualidad es Daniel Ventura Rizo. Y en última instancia al Presidente de la Ciudad Autónoma, Juan José Imbroda Ortiz, los cuales en ningún momento han mostrado una verdadera voluntad para realizar actuaciones efectivas para solucionar la situación de los menores

extranjeros no acompañados.

Este centro de protección, de competencia pública pero gestionado ahora mismo por la empresa de servicios Arquitempo, tiene capacidad para albergar180 plazas, pero actualmente viven allí 340 menores.Esta sobrepoblación del Centro repercute de manera gravemente negativa en la vida diaria de los menores.

LOCALIZACIÓN

Dirección:

Ctra. Purísima Concepción, 0, 52005 Melilla

“La Purísima” se encuentra en uno de los barrios periféricos de la ciudad, en concreto a 3,6 km del centro de la ciudad, al lado de una escombrera, y en medio de un descampado. En nuestra visita pudimos comprobar las condiciones insalubres de las que está rodeado el centro. (ANEXO II)

Los menores han de andar largas distancias para poder llegar hasta la ciudad, atravesar un descampado sin iluminación o bien bajar por la escombrera (cosa que hacen habitualmente para acortar el camino), algo que resulta peligroso.

Si uno de los objetivos de los centros de protección de menores es la vinculación al entorno en el que viven, promocionar la socialización y la integración de los menores en la sociedad de acogida, desde luego, instalándose en este centro (que además es un antiguo cuartel militar) de tan difícil y peligrosa accesibilidad, se les está arrebatando la posibilidad de integración a estos niños.

Usamos el género masculino porque en la actualidad tanto en el Centro como en la calle, únicamente hay varones.

INCONVENIENTES DE LA LOCALIZACIÓN DEL CENTRO:

Lejanía de la ciudad (ANEXO III) lo que conlleva peligrosidad, y serios inconvenientes para que los menores puedan llevar una vida normalizada en la sociedad acogedora. La lejanía no debería ser un hándicap para la integración de los menores de la ciudad, puesto que el propio Centro debería habilitar los medios adecuados para que los niños pudieran trasladarse de manera segura. Algo que no se realiza, por lo que los niños andan largas caminatas cuando quieren moverse por la ciudad.

Aislamiento, el Centro se encuentra en un descampado donde no existe iluminación ni seguridad. Y donde diferentes asociaciones han reiterado en numerosas ocasiones, que suelen acudir pederastas para acosar a los niños. Este hecho aumenta la peligrosidad y pone en peligro su integridad física y psicológica.

Alrededores insalubres, grandes cantidades de basura, y aguas fecales rodean el centro. (ANEXO IV)

No pudimos acceder al interior del Centro, aún así hay testimonios de niños que afirman, dormir hacinados,y en nefastas condiciones higiénicas. La sobrepoblación del centro conlleva aglomeraciones en las habitaciones, donde en una habitación para tres niños pueden llegar a dormir hasta 10. Se han usado aulas para convertirlas en habitaciones. Y hay chinches.

ORGANIZACIÓN

Este Centro, al igual que todos los centros de protección de menores del resto del territorio español, posee un Reglamento de Régimen Interno, en el cual se estipula la forma de organización, los proyectos educativos de centro, el proyecto de intervención individualizada, las normas, las sanciones, etc.

Fuentes consultadas en Melilla nos informan de que las actuaciones llevadas a cabo por el personal del centro, y los protocolos de actuación en la acogida de los menores, difieren y en varias ocasiones contradicen a lo estipulado en el REGLAMENTO DE ORGANIZACIÓN Y FUNCIONAMIENTO DE LOS CENTROS DE ATENCIÓN A MENORES EN EL ÁMBITO DE LA CIUDAD AUTÓNOMA DE MELILLA publicado en el BOME nº 4088 del 21 de Mayo de 2004.

A continuación detallamos los hechos susceptibles de ser denunciados:

-Los niños no tienen horarios de salida ni de entrada, pudiendo salir desde las 9 de la mañana hasta las 12 de la noche, independientemente de la edad que tengan, y sin supervisión de un educador. Esto produce una total desatención por parte de los educadores del Centro.

-Cuando un menor no pernocta en el Centro, causa “baja voluntaria”, algo que NO está recogido como sanción en su Reglamento De Organización.

No se cubren ni siquiera las necesidades básicas de vestimenta, habiendo testimonios que refieren que se les da una muda de ropa dos veces al año. Por esta razón a los niños de “La Purísima” se les reconoce fácilmente en las calles por ir siempre sucios y desaliñados -hay niños que aseguran que existe una dosificación de los útiles de higiene para ducharse y sólo les ponen un poco de gel sobre la palma de su mano-.

-Como mencionábamos anteriormente, la sobrepoblación del centro hace que hayan tenido que habilitar aulas con literas, y haber aumentado el número de camas por habitación teniendo que dormir hacinados.

-Según el informe de la Asociación Harraga que lleva dos años trabajando con los menores no acompañados, en el Centro trabaja un educador sobre el que los niños que salen del centro vierten acusaciones acerca de chantajes económicos con el fin de manipular informes médicos relativos a la edad.

-Los niños NO ESTÁN ESCOLARIZADOS en los centros educativos formales, dando clases en el mismo centro de lengua, y matemáticas.

-A la edad de 16 años, algunos de ellos pasan a integrar programas de formación ocupacional, programas con un ridículo número de plazas, 5 en concreto, que ni de lejos responden a la necesidad de los menores. Que después de no haber sido escolarizados de pronto les matriculan

çen estos Programas de Formación, no dándoles la posibilidad en ningún momento de acceder a otros, ni atienden sus necesidades o expectativas en materia de educación.

-Los niños del Centro se quejan de la comida, diciendo que es escasa, algo que se puede apreciar con solo mirarles, ya que se les ve desnutridos. Algunos de ellos mendigan comida por la calles de Melilla.

-Hay testimonios de menores que han abandonado el Centro “La Purísima”, que denuncian haber sufridomaltrato tanto físico como psicológico por parte de los educadores. Cuando estas denuncias se han intentado presentar en la comisaría todo han sido trabas por parte de la policía.

-Las agresiones sufridas por los menores por parte de las fuerzas de seguridad han sido denunciadas en reiteradas ocasiones por las Asociaciones Harraga y Prodein. En numerosas ocasiones en comisaría nacional, aseguran, que se les ha hecho caso omiso, habiendo decidido dirigirse directamente al Fiscal del Menor. Aún así las respuestas nunca son satisfactorias. Y las denuncias quedan en nada.

-Los menores que se encuentran en el Centro, pueden estar meses, años, e incluso toda su estancia hasta la mayoría de edad, SIN PERMISO DE RESIDENCIA. Pese a que la legislación española vigente en materia de extranjería estipule que en un tiempo máximo de nueve meses el menor tiene que tener su tarjeta de residencia en vigor.

-Cuando llegan a la mayoría de edad, no se les ofrece ningún programa de apoyo para la emancipación, ni de preparación para la vida adulta, dejándoles solos y desamparados. No se les informa sobre su situación administrativa, quedándose como adultos “ilegales”.

Por todas estas situaciones en Melilla, los menores que viven en la calle, no quieren vivir en “La Purísima”, si les preguntas sus palabras habituales son “centro, mal”

Nos preguntábamos, ¿Qué puede pasar realmente en ese Centro para que un niño prefiera vivir en la calle antes que allí? Pues bien, esta ha sido la información que hemos obtenido: UNA CONTINUA VIOLACIÓN DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES DE LOS MENORES. Si bien, es cierto que la empresa Arquitempo es la encargada de gestionar este Centro, el último responsable es el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Melilla que debe controlar el correcto funcionamiento del mismo.

  1. MENORES EXTRANJEROS NO ACOMPAÑADOS EN LA CALLE

Como hemos señalado anteriormente hay cerca de 100 niños -aunque las cifras nunca son exactas por las idas y venidas cada día- que aún estando tutelados por la Ciudad Autónoma de Melilla, viviendo en las calles, totalmente desamparados, indocumentados, repudiados y criminalizados por la sociedad. Este escenario viola claramente los derechos de los menores recogidos en la Ley de Protección Jurídica del Menor 1/1996 y de la Ley de Extranjería 4/2000. Consideramos alarmante que el Gobierno de la Ciudad siendo plenamente consciente de esta situación, en ningún momento haya tomado medidas legales al respecto, permitiendo que menores de edad malvivan mendigando cada día por sus calles.

Queremos reiterar que en la actualidad las únicas organizaciones locales que trabajan con estos menores en situación de calle son HARRAGA Y PRODEIN.

-Los menores no acompañados duermen en la escollera, al lado del puerto, a la intemperie. Desde ahí ven los barcos e intentan haciendo “risky”, es decir descolgarse por los barrancos, para llegar hasta ellos. Ni que decir tiene la peligrosidad que conlleva descender por un acantilado. (ANEXO V)

-“La situación de calle” en la que viven, repercute seriamente en la salud de los niños, pasan hambre, sufren enfermedades, infecciones, etc.

-Ninguna asociación a excepción de Harraga y Prodein trabaja con ellos a nivel asistencial, les llevan comida, hacen acompañamientos: para ir al médico, poner denuncias, etc.

-Estas asociaciones nos informan de que los servicios sanitarios en varias ocasiones se han negado a atenderles haciendo caso omiso a la Ley 16/2003, de 28 de mayo, de cohesión y calidad del Sistema Nacional de Salud. “en cualquier caso los extranjeros menores de 18 años recibirán la asistencia sanitaria en las mismas condiciones que los españoles”. Y en las ocasiones en las que han sido atendidos han sido en pésimas condiciones. Son los mismos voluntarios de Harraga y Prodein quienes llevan a cabo tareas de curas.

-La situación de la negativa por parte de los servicios públicos sanitarios ha sido denunciada varias veces por estas ONGs, no habiendo obtenido respuesta alguna.

-Los menores comentan haber sufrido varias agresiones por parte de la Policía Local, Nacional y Guardia Civil. Frases como “esta pistola tiene 7 balas y una va para tu culo” son las que usan las autoridades con estos niños.

-Las redadas en la escollera y en los parques por donde normalmente deambulan son habituales.Encerrándoles en furgones donde después de recibir varias palizas los llevan a la frontera.

-El maltrato a menores y las agresiones sufridas por las fuerzas de seguridad (Policia y Guardia Civil) han sido denunciadas en numerosas ocasiones.

-El abandono y la desesperación que sufren estos niños conlleva que, la gran mayoría de lo menoresconsuman a algún tipo de droga, en especial al pegamento, ya que cuando lo consumen les quita el frío, el hambre y les hace evadirse de la realidad.

-Los niños deambulan por las calles mendigando comida o dinero, algo porhibido por Ley (Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal. Artículo 232)

(Hemos sido testigos de la repulsa de muchos de los vecinos de Melilla hacia ellos : mirarles con asco, echarles de una zona como si fueran animales y recriminarnos porque les diéramos comida).

-Son “presa fácil” para pederastas, hay varios testimonios de niños que afirman haber sido presionados por agentes de la autoridad y haber sufrido abusos sexuales a manos de ellos. Incluso ha habido denuncias a Guardias Civiles por pederastia.

– A veces ellos mismos se ven presionados a PROSTITUIRSE por un poco de comida, dinero o droga.

Por todo lo que exponemos anteriormente, entendemos que la situación que se vive en la Ciudad de Melilla, es alarmante y desoladora, donde el “interés superior del menor” al que refiere la legislación española no se tiene en consideración y donde se violan de manera sistemática los derechos fundamentales de los menores, recogidos en las siguientes convenciones y leyes españolas:

-La Convención de los Derechos del Niño

-La Constitución Española

-El Código Civil

-Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero, de Protección Jurídica del Menor, de modificación parcial del Código Civil y de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

-Ley Orgánica 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social.

Así mismo, queremos destacar que han sido numerosas las denuncias presentadas por parte de ONGs así como la Organización Mundial en Contra de la Tortura a lo largo de los últimos 10 años, sobre la situación de riesgo y desamparo que viven los menores en Melilla. (ANEXO VI)

La Conserjería de Bienestar Social en ningún momento a lo largo de estos años ha dado respuestas efectivas, en ninguna ocasión ha atendido a las incontables denuncias por parte de ONGs ante la vulnerabilidad que sufren, los que al fin y al cabo no dejan de ser niños, sean extranjeros o no. Incluso esta Conserjería ha llegado a amenazar con demandar a la Asociación Harraga por los testimonios de menores vertidos en su informe, alegando que eran falsos (ANEXO VII). Nos encontramos ante una falta de voluntad política que está poniendo en peligro la vida de cientos de niños. No se puede consentir que en pleno siglo XXI en un país desarrollado como España se permita que haya niños que vivan en la calle, y por supuesto no se puede tolerar que sean los propios instrumentos del sistema de protección de menores español, los que permitan y/o propicien esta situación.

 

Anuncios

Publicado el marzo 2, 2017 en España, EUROPA, migración, Niños y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: