Del país de Danilo Medina a la realidad

Lilliam Oviedo

danilo-anuncia-aumento-a-la-policia-en-mas-de-un-100-desde-marzo

Un sencillo ejercicio de razonamiento conduce a ubicar en dos puntos geográficos distintos el paraíso que describe Danilo Medina y el país en el cual viven casi 10 millones y medio de personas. Siendo el absurdo consustancial a la demagogia, constatamos que en el discurso presidencial son presentados como una misma realidad. ¡Milagro mediático!

Como es costumbre, al rendir cuentas (¿es apropiado el término o lo pronunciamos como un nombre impuesto por los medios?) ante la Asamblea Nacional en este 27 de febrero, Danilo Medina habló de progreso y de planes que presenta como nuevas maravillas.

Destacó el crecimiento de cada uno de los sectores económicos y el éxito de los programas sociales, y luego proclamó el interés del gobierno en la preservación del medioambiente.

Esto último, la medida tomada con respecto a Loma Miranda y la colocación de aliados (socios o empleados) de Falcondo y de la Barrick Gold en Energía y Minas, desmiente esto último, y también la impunidad con que las granceras extraen materiales de los ríos; pero el presidente nada dice sobre ello.

Menciona los 6 millones de turistas que llegaron al país el año pasado, pero no menciona las 200 personas que en ese mismo período fueron ejecutadas por la Policía Nacional.

Es más cómoda la cifra que le suministra el ministro Francisco Javier García, un hombre de pésima reputación a quien los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana han puesto a administrar cuantiosas sumas, que la ofrecida por los organismos de derechos humanos, en particular por el Comité Nacional de los Derechos Humanos, CNDH.

Las ejecuciones extrajudiciales siguen siendo una realidad. Toda política de asesinatos es indigna, y la condena a la misma se hace mayor si se toma en cuenta que nada aporta al control de la inseguridad ciudadana, que también afecta a los turistas (10 de ellos fueron asesinados en la primera mitad del año pasado.

 

Así es fácil hablar de salario y de pobreza

Cuando habla de aumentos al sueldo de los docentes del sector público y de baja inflación, silencia las carencias en muchos sentidos.

En centros de salud como el hospital del municipio de Duvergé (provincia Independencia) y el hospital Nuestra Señora de la Altagracia (el principal centro público de maternidad dominicano) la precariedad es indignante y ofensiva a la condición humana.

De salarios habla, apostando a la efectividad de la manipulación mediática que con fondos públicos sostiene el actual gobierno siguiendo la tradición de los anteriores.

Magnifica por ello el aumento de salarios proyectado para determinados servidores públicos.

Es fácil hacerlo cuando se tiene asignado un sueldo de 450 mil pesos (más de 11 veces el salario aumentado de cualquier servidor de la base) y cubiertos generosamente los gastos de representación. (En esos ingresos, como en los del bien pagado gobernador del Banco Central y los demás funcionarios privilegiados, el capítulo “otros” es muy amplio).

En cuanto al anunciado intento de convencer a los empleadores de que suban los salarios para estimular el consumo, hay que decir que Danilo Medina continúa avanzando en la meta de “despolitizar” el tema del salario.

Es el mismo Danilo Medina que en 1997 dijo que no se podía permitir la articulación de sindicatos en las empresas del Estado que el primer gobierno del PLD vendió (una parte del dinero sigue desaparecido) porque con ello se desestimularía la inversión privada.

Habla ahora en esos términos, porque la tolerancia a la represión contra los sindicatos y la integración a mecanismos oficiales de los empresarios en cuyas empresas hay salarios más deprimidos es algo que los medios de comunicación (muchos de ellos propiedad de esos mismos empresarios), por razones obvias, no pueden destacar y hasta se abstienen de mencionar.

En el paraíso descrito por Danilo Medina, los niños disfrutan de todo, en  la República Dominicana de la realidad, 300 mil niños trabajan.

Un aspecto nada alentador de la realidad es que muchos jóvenes se integran al trabajo a temprana edad para poder pagar sus estudios, y esto limita la adquisición de capacidades y competencias en el área profesional a la que se integrarán y, más importante aún, esta situación les impide adquirir una formación sólida en materia de ciencias.

¿No es preciso, acaso, contemplar todo esto cuando se habla de calidad de la educación? Lejos de reconocer que es preciso superar esta situación, el PLD y los demás partidos de la derecha (PRD, PRM y el mismo despedazado PRSC) quieren reducir las facilidades que se ofrecen a quienes pueden acceder a la Universidad Autónoma de Santo Domingo, UASD.

Hablamos de derecha estructural, es obvio.

 

Derecha corrupta

Cuando se piensa en la última parte del discurso de Danilo Medina, hay que decir sencillamente, que el descaro sobrepasó el nivel esperado.

El hombre que al inicio de su gestión llamó a “no lanzar piedras hacia atrás”, no está dispuesto a enfrentar la corrupción del sistema político y ha decidido a continuar administrando la misma.

Apoya la gestión de la Procuraduría General de la República, porque allí converge un grupo de sus empleados favoritos, encabezado por el acaudalado Jean Alain Rodríguez, quien entró al PLD por la dirección y ha declarado un patrimonio de 225 millones de pesos.

¿Juzgarán estos funcionarios recién llegados a la clase dominante a quienes han construido el camino que ellos siguen recorriendo?

El discurso de Danilo Medina deja claro (nada aporta con ello, pues ya era sabido) que esto no puede ocurrir.

El presidente que dice compartir con este pueblo prioridades, anhelos y frustraciones, entiende que la Procuraduría ha sido diligente (proactiva, dice él) en la investigación sobre los sobornos que la empresa Odebrecht informó haber repartido entre funcionarios dominicanos.

Defiende el acuerdo de “pago” con Odebrecht y promete que quienes hayan incurrido en actos ilícitos serán sometidos a la Justicia.

Frases cohetes (sus asesores son expertos en fabricarlas para él) como “No vamos a dejar espacio a la impunidad” y “En este gobierno no hay vacas sagradas”, solo abonan el encubrimiento.

Por supuesto, no podía faltar la mención a los Padres de la Patria y a Juan Bosch (indignante incluso para los no boschistas).

Dado que alguna acción debe presentar, porque la opinión pública presiona en ese sentido, anuncia iniciativas legislativas contra la corrupción.

Hace falta saber, sin embargo, quiénes serán los juzgados. ¿Acaso no habría que comenzar por ese Comité Político del PLD, cargado de millonarios y cuya acción en el Estado es reforzada ahora con empresarios protegidos durante décadas por dinero de ilícita procedencia, como es el caso del canciller Miguel Vargas? ¿Por qué no menciona a los saqueadores de oficio en el PLD, en el Partido Revolucionario Dominicano, PRD y en ese entorno al cual se ha sumado el Partido Revolucionario Moderno, PRM?

Es fácil envolver en frases impactantes el encubrimiento y el lavado de imagen para proteger a quienes han despojado a millones de personas el acceso a la vivienda, a la educación e incluso al alimento…

De derecha estructural hablamos, y, claro, de derecha corrupta y criminal. Quien habla en su nombre es uno de sus miembros: Danilo Medina Sánchez…

Anuncios

Publicado el febrero 27, 2017 en Danilo Medina, MI OPINIÓN, REPÚBLICA DOMINICANA y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: