Ser rebelde es rechazar la manipulación

Lilliam Oviedo

images-10

“Nació un día / en una aldea /  bajo un bombardeo. // Murió el mismo día / en la misma aldea / bajo el mismo bombardeo”. Poema de Jesús Cos Causse. Su título: Breve biografía de un niño vietnamita. Con estas dos estrofas es posible resumir hoy la biografía de un niño sirio, y habría que saber cuántos niños nacieron y murieron en la Panamá atacada con armas de última generación el 20 de diciembre de 1989.

Por eso, por los tres golpes de Estado perpetrados en América Latina entre los años 2009 y 2016, y porque el Gobierno de Estados Unidos conspira contra el avance político y utiliza para ello los más sucios recursos, el embajador estadounidense personifica la injerencia y el neocolonialismo.

En República Dominicana, personas ligadas a grupos progresistas y revolucionarios han posado junto a James Brewster, tratando de mostrar con ello su rechazo a la homofobia. ¿Es preciso identificarse con el embajador de Estados Unidos para rechazar las posiciones de Vinicio Castillo Semán, Pelegrín Castillo, Marino Vinicio Castillo, Roberto Rosario y otros recalcitrantes entre quienes se puede mencionar al hoy presidente Danilo Medina?

“A partir del día 20, No habrá más activismo pro aborto y lgtb en RD desde embajada EU. Primer fruto positivo triunfo de Trump para RD”, escribió (literalmente) el diputado Vinicio Castillo el pasado día 7 en su cuenta de Twitter.

El mismo día, en su muro de Facebook, el esposo de Brewster, Bob Satawake,  escribió: “Vinicito está horriblemente equivocado en sus comentarios. Quiero dejar muy claro que los Estados Unidos seguirán apoyando la igualdad en todo el mundo. Hay miles de diplomáticos de carrera LGBT en casi todas las misiones diplomáticas en todo el mundo y puedo asegurarles que apoyarán el avance de todas las iniciativas humanitarias, las políticas de salud pública y la igualdad de trato de todas las personas, independientemente de quién sea Presidente de los Estados Unidos. Vinicito, claramente el pueblo dominicano no compra su tipo de liderazgo considerando que ni siquiera podría generar el 1% de los votos!”. (Reproducción literal).

La euforia ultraderechista del legislador por la Fuerza Nacional Progresista y el compromiso de Satawake con el poder estadounidense como conjunto, se evidencian en esta conversación. ¿Acaso es preciso apoyar a uno de los dos?

En la temática de los derechos

Un objetivo crucial para los estrategas de la derecha a nivel global ha sido despolitizar la lucha por el reconocimiento de los derechos.

La lucha por los derechos sexuales y reproductivos, la condena a la discriminación sexista, el rechazo al racismo y el reclamo de respeto a las personas de diferentes tipos de orientación sexual, se presentan, en el esquema de la derecha, no solo desvinculados del concepto de clase, sino incluso en contradicción con la lucha de clases.

Con esto colaboran intelectuales renegados y pseudoprogresistas que no solo se acomodan cambiando de banderas, también elaboran argumentos para explicar su adhesión a proyectos culturales financiados por agencias de factura imperialista y, en una pose burdamente pragmática, dicen que aprovechan lo bueno y desechan lo malo.

El vínculo con los proyectos que alimentan el atraso político, sin embargo, se crea de manera permanente, porque se sustenta en relaciones comerciales o en convenios laborales.

Es preciso hablar sobre esto, e incluso realizar estudios con detalles específicos sobre la situación. Es una de las tareas que deben asumir los medios alternativos.

En 1915, Lenin exhortó a los revolucionarios a tomar posiciones claras en relación con las guerras. El socialismo y la guerra, es un ensayo en el cual Lenin delimita las posiciones revolucionarias en torno a la guerra, diferenciándolas del pacifismo de derecha y de las ideas sustentadas por los grupos anarquistas. Un año después, en sus valoraciones sobre el folleto Junius (el formidable trabajo de Rosa Luxemburgo) realiza otras puntualizaciones en torno al tema, esta vez reflexionando sobre las organizaciones.

A la distancia de un siglo, en un mundo en el cual la manipulación política se ejerce con recursos más elaborados, sigue siendo cierto que no se puede desconocer lo esencial.

Es condenable la acción homofóbica de referirse con burla al todavía embajador James Brewster y su esposo Bob Satawake. Eso sí, a estos dos hombres es de rigor identificarlos como servidores del poder estadounidense. Esto así, porque La injerencia, el saqueo y la sangre no son nimios detalles.

El reclamo de igualdad y la exigencia de respeto a la dignidad humana, son deberes de conciencia. Es asqueroso, sin embargo, envolver en consignas recién fabricadas la claudicación y la consecuente adhesión al proyecto imperialista.

Entre continuidad y cambio de estilo

Brewster presentó su renuncia (lo hizo casi dos meses antes de que Donald Trump emitiera la orden de que todos los embajadores políticos renuncien a partir del 20 de enero). Otra persona (hombre, mujer, homosexual o heterosexual) ocupará el cargo.

¿Habrá cambio de estilo? ¿Será un embajador político nombrado por Donald Trump o un diplomático de carrera? No son preguntas fundamentales. Más importante que eso es que tendrá por misión defender la política de Donald Trump hacia el país y hacia el resto de América Latina.

Un cambio de estilo no implica la ruptura de ciertos vínculos. Quienes han adquirido la condición de empleados de las agencias yanquis lo seguirán siendo.

Brewster dio continuidad a la labor de su antecesor, Raul Yzaguirre, quien se empeñó en atraer hacia la embajada a intelectuales, miembros de grupos culturales y comunicadores. Yzaguirre incluso mantuvo una columna quincenal en el diario El Nacional, en la cual trataba temas aparentemente inofensivos y “neutrales”. La diferencia que marcó fue en el estilo, porque lo hizo a partir del activismo contra la homofobia.

¿Con qué pretexto seguirán frecuentando la sede diplomática quienes hoy son visitantes habituales? No hay que conocer el contenido del enunciado para saber que es preciso rechazarlo. Los estrategas imperialistas son enemigos de los pueblos y no hay pretexto válido para caminar junto a ellos. La manipulación dirigida a convertir en palabrería hueca el rechazo a las más groseras formas de sometimiento, hay que rechazarla, aunque sus agentes muestren rostros sonrientes…

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Publicado el enero 13, 2017 en ESTADOS UNIDOS, MI OPINIÓN, REPÚBLICA DOMINICANA, Ultraderecha y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: