¿Preocupación por Nicaragua o compromiso con la ultraderecha?

Lilliam Oviedoimages-3

El próximo domingo habrá elecciones en Nicaragua, y Estados Unidos acusa al Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, de no ofrecer garantía de transparencia. La guerra mediática es un elemento importante en la estructuración del golpe blando. El poder imperialista articula, sobre mentiras y verdades a medias (así se designan las falacias cargadas de elementos ideológicos), una campaña dirigida contra Daniel Ortega y su partido, que en realidad persigue acelerar la caída de los gobiernos progresistas en América Latina.   

El pasado miércoles, (tres días antes del cierre formal de la campaña electoral en Nicaragua), Mari Carmen Aponte, secretaria adjunta del Departamento de Estado para Latinoamérica, manifestó preocupación por la situación de Nicaragua, y dijo que Daniel Ortega “está haciendo caso omiso” a la petición de que las elecciones del próximo domingo sean “transparentes, competitivas y abiertas”.

El FSLN, con Daniel Ortega como candidato presidencial, encabeza las encuestas electorales en ese país, con más de un 65 por ciento de intención de voto, según reseñan los diarios. El ultraderechista Partido Liberal Constitucionalista, que ocupa el segundo lugar en las encuestas, tiene poco más de un 8 por ciento de intención de voto.

¿Entiende Mari Carmen Aponte que el FSLN y Daniel Ortega deben imprimir a su rival electoral la capacidad de convocatoria de la cual, obviamente, carece? La otra parte de su declaración, refleja que no se le puede atribuir esa carga de ingenuidad.

Manifiesta preocupación también por Venezuela. La funcionaria resume los elementos definitorios de la guerra mediática contra Nicaragua, hablando de derechos humanos, libertades públicas y democracia.

MARI CARMEN APONTE

Mari Carmen Aponte, nacida en Puerto Rico, ocupa el cargo de manera interina. Su nombramiento deberá ser confirmado por el Senado en enero próximo, cuando finaliza también la gestión de Barack Obama.

En abril del año 2015, siendo embajadora de Estados Unidos en El Salvador, criticó al gobierno del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, FMLN, por apoyar a Venezuela en la campaña contra un insultante decreto de Obama (el que declaraba a Venezuela como amenaza inusual para Estados Unidos). No se limitó a expresar su opinión, se pronunció en forma intimidatoria. “Este tipo de mensajes hacen difícil el trabajo del proyecto Alianza para la Prosperidad”, apuntó. A su pronunciamiento se unió el coro de legisladores del ultraderechista y desacreditado partido ARENA.

La coincidencia con la ultraderecha continental es palpable.

¿Continuará en el cargo después que finalice la gestión de Obama?

No es urgente responder a esta pregunta. En 1998 Bill Clinton la designó embajadora en República Dominicana y ella renunció al nombramiento. Lo mismo hizo en el año 2010 cuando Obama la nombró embajadora en El Salvador. El senado confirmó en el 2011 su nombramiento en El Salvador (Obama la había nombrado en un receso legislativo).

Recientemente, senadores republicanos bloquearon su nombramiento como embajadora ante la Organización de Estados Americanos, OEA. Como en otras ocasiones, alegaron que no es confiable porque hace 25 años tuvo un romance con un cubanoamericano que frecuentaba la recién sustituida Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana.

En realidad, es un cuadro del Partido Demócrata, y su destino político depende de la correlación de fuerzas en el seno del poder estadounidense.

La coincidencia con la ultraderecha se pone de manifiesto en este momento, cuando ese sector se propone recuperar el espacio perdido en América Latina.

EL NEOCOLONIALISMO EN LAS SUYAS

Más importante que el destino de Mari Carmen Aponte y su necesidad de purgar la culpa que le atribuya la ultraderecha, es el objetivo imperialista de preservar el neocolonialismo y acentuar la dominación.

Coincidiendo o no con las posiciones de Daniel Ortega, hay que denunciar que la acción contra el sandinismo en este momento envuelve la intención de golpear a los sectores progresistas y de desarticular los organismos de integración continental.

En el año 2015 en El Salvador, actuaron como cajas de resonancia de las declaraciones de Aponte los legisladores de ARENA. Ahora, por una causa de carácter continental y global, se pronuncian instancias como la anticomunista Human Rights Foundation, dirigida por los campeones del conservadurismo en Europa. Esa organización denuncia que Nicaragua está a un paso del totalitarismo. ¿Qué dicen de Alemania, gobernada por la Merkel desde el año 2005? ¿Y qué opinan del alto costo que genera el mantenimiento de las monarquías en Europa? ¿Y qué opinan del proceso electoral estadounidense, en el cual compiten dos candidatos altamente cuestionados uno de los cuales ha comenzado ya a denunciar que le harán fraude?

¿Con qué derecho Mari Carmen Aponte y Barack Obama en particular y el poder estadounidense en general se erigen en jueces electorales continentales? ¿Con qué autoridad se pronuncia la Human Rights Foundation? La cruzada del anticomunismo internacional ha puesto en programa el golpe blando en Nicaragua utilizando ahora la coyuntura electoral para luego acentuar la guerra económica… La ultraderecha apadrina el retroceso político, y en esa tarea actúa sin pausa… Descubrirle el rostro y enfrentarla, es deber de conciencia…

Anuncios

Publicado el noviembre 4, 2016 en MI OPINIÓN, Nicaragua y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: