Las mujeres, una obsesión del Chapo

Tomado de: Página/12

Emma Coronel Aispuro es la última esposa de Guzmán Loera.

Emma Coronel Aispuro es la última esposa de Guzmán Loera.

Zulema Hernández fue encontrada muerta en diciembre de 2008. El cartel rival Los Zetas le marcó en su cuerpo la letra Z. La última esposa del jefe narco, Emma Coronel Aispuro, fue señalada como pieza clave de su fuga.

Las únicas obsesiones del líder narco Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera no son solamente el poder y el dinero, sino también las mujeres. El líder del Cartel de Sinaloa contrajo matrimonio con tres mujeres y se supo que tuvo una amante durante una de sus estancias en la cárcel, pero se presume que mantuvo relaciones informales con muchas otras en secreto. Por tanto, es evidente que el capo hizo valer la misma astucia y perseverancia a la hora de hacer negocios y acabar con sus rivales para acceder a las damas. Los chats con la actriz mexicana Kate del Castillo –seguidos bien de cerca por las autoridades mexicanas–, revelaron que el capo narco parecía perder la cabeza por conocer a esta mujer. Encontrarse con la actriz no era poca cosa: los médicos del penal donde hoy mismo se encuentra encerrado encontraron cicatrices en la espalda, cadera y aparato reproductor de El Chapo, que indican que se habría sometido a la implantación de una prótesis peneana para mejorar su “performance” en la cama.

La primera esposa del capo narco fue Alejandrina María Salazar Hernández. Según señala el periódico mexicano El Zócalo, el casamiento fue en el año 1977 y se celebró en el poblado de Jesús María, ubicado en su Sinaloa natal. Con ese matrimonio tuvo tres hijos: Iván Archivaldo, Jesús Alfredo, alias “El Gordo” y César Guzmán Salazar. Parece que “El Chapo” tuvo buen ojo, ya que eligió ponerle el anillo a alguien que ya tenía idea de cómo se manejaban los negocios ilegales. Los miembros de la familia de Alejandrina no eran “carmelitas descalzas”, precisamente: los padres de Hernández estaban vinculados con otro capo de las drogas, Héctor Luis Palma Salazar, alias El Güero.

Pero Guzmán Loera, también apodado El Señor de la Montaña, tiene bien en claro que a veces el amor no dura para siempre. Es por eso que en los años ochenta se casó con Griselda López Pérez, aunque nunca se supo públicamente la fecha exacta en que contrajo matrimonio. De esa unión, el capo tuvo cuatro hijos más: Edgar, Joaquín, Ovidio y Griselda Guadalupe. En mayo de 2010, Griselda fue detenida por militares en la ciudad de Culiacán, Sinaloa, y tras declarar en la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), fue puesta en libertad.

Sobre los hijos de este matrimonio no existe una base de datos que determine si están dentro de la estructura del Cártel de Sinaloa realizando una actividad en concreto. Solamente se sabe de Edgar, quien fue ejecutado el 8 de mayo de 2008 durante un enfrentamiento armado en Culiacán. Para el entierro de su hijo, el líder narco mostró su lado sensible: compró todas las rosas de todas las florerías de la ciudad donde falleció Edgar y las llevó a su velorio. Su gesto fue inspiración para el cantante de Lupillo Rivera, quien escribió un corrido –estilo musical típico de México– “50 mil rosas rojas”.

A Guzmán lo atraparon en Guatemala en 1993 y luego extraditaron a México. El destino elegido por las autoridades mexicana fue el penal federal de Puerta Grande, Jalisco. Durante los siete años de encierro –antes de fugarse– el capo narco gozó de un poder absoluto dentro de esa cárcel. Allí, el Chapo inició un amorío con otra mujer, Zulema Hernández, una de las reclusas femeninas del establecimiento. Pero para el líder del Cártel de Sinaloa, Zulema se transformó en algo más que la mujer con la que se acostaba cuando él quería. “Lo único que sinceramente te puedo decir es que me estremezco y mi pecho suena fuerte cuando leo o escucho de tu chiquita. Yo podría mentirte pero sinceramente no es mi estilo, me gustas, me atraes y te metiste en lo más profundo de mi”, le escribió.

Sin embargo, a la amante de “El Chapo” no le fue bien una vez que volvió a la libertad, ya que fue encontrada muerta en diciembre de 2008. Tenía la cabeza y los pies envueltos en plástico, además de un balazo en la sien. Zulema había sido violada y desnuda, aún viva, le marcaron en seis ocasiones con una navaja en sus glúteos, senos y abdomen la letra Z. Pero esa marca no representaba su nombre, sino la firma de sus verdugos, Los Zetas, el cartel que se encontraba en una guerra a muerte con Guzmán.

La última esposa del capo es Emma Coronel Aispuro, quien nació en Los Angeles pero de pequeña se mudó al sur del Río Bravo. El Chapo se enamoró de la joven cuando la vio por primera vez en un concurso de belleza en 2006. El flechazo fue tan fuerte que el narco movió todas sus influencias para que la morocha gane el certamen y se convierta en la nueva reina de La Gran Feria del Café y la Guayaba, que se celebra en Durango, estado que junto a Sinaloa y Chihuahua componen el triángulo dorado del narcotráfico. En ese momento ella era menor de edad, pero al año siguiente, cuando cumplió los 18, se formalizó la relación con una gran fiesta de casamiento en el municipio de Canelas, Durango, en la cual El Señor de la Montaña gastó unos cinco millones de dólares. La familia de Coronel Aispuro ya tenía fuertes vínculos con los cárteles de la región. Su padre, Inés Coronel Barrera, era productor de marihuana y amapola hasta que fue detenido en abril del año pasado.

Luego de la fuga de Guzmán en julio del año pasado, la pista para entender qué ocurrió en el penal del Altiplano volvió a ser esta joven reina de belleza. Ella era una de las pocas personas a las que les permitían visitarlo, y se especuló que podría haber sido una pieza clave para ayudarlo a escapar a través del famoso túnel. Emma fue llamada a declarar, pero recientemente presentó dos solicitudes de amparo ante juzgados federales de Toluca para evitar ser detenida y presentada ante la Procuraduría General de la República. Con “El Chapo” nuevamente en prisión, el tiempo dirá si vuelve a ser una de sus visitas frecuentes o prefiere que ese papel lo cumplan otras mujeres.

Informe: Gustavo Gerrtner.

Anuncios

Publicado el enero 18, 2016 en AMÉRICA, América Latina, México, Narcotráfico y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: