La podredumbre de uno a otro siglo

Lilliam Oviedo

Ramoncito BaezLeonel Fern[andezEl hombre que el 15 de agosto salió de la cárcel con rostro lloroso y emitiendo frases tomadas de la rancia prédica de algún impenitente cobrador de Hipolitodiezmos, en “la boda del siglo” fue nada menos que el novio. Por la quiebra fraudulenta de un emporio financiero y manejos turbios con los cuales puso en riesgo la capacidad de pago del país, fue sentenciado a 10 años de prisión en el año 2007, y ya logró salir de la cárcel.

Este pueblo sigue financiando la opulencia de que aún disfruta Ramón Báez Figueroa y el dinero y las propiedades que, tras el escándalo desatado en el año 2003, pasaron a formar parte del patrimonio de funcionarios que se insertaron en el Estado en condición de parásitos.

Este hecho es indignante, pero es penoso constatar que los asistentes a la llamada boda del siglo, quienes validaron la prestancia del novio y pusieron sello de legitimidad a su enorme patrimonio, siguen saqueando el erario, apropiándose de recursos que deberían ser destinados a garantizar a las mayorías acceso a salud, educación y vivienda, y apadrinando engendros con características similares a las de Ramón Báez Figueroa.

Entre noviembre y diciembre de 1997, los diarios estuvieron publicando, en páginas llenas de colorido, los detalles de la boda del siglo.

Leonel Fernández, fue testigo oficial, bailó y brindó por los novios. José Francisco Peña Gómez, olvidó por una noche sus dolencias (padecía cáncer en estado terminal que lo llevaría a la tumba 6 meses después) para brindar por salud y buena suerte. Y, por supuesto, no faltaron los representantes de la hoy despedazada maquinaria electoral llamada Partido Reformista Social Cristiano.

Para Ramón Báez Figueroa, la salida de la cárcel representa la oportunidad de disfrutar a plenitud de los bienes y del dinero que conserva.

Hay que destacar, sin embargo, que para Leonel Fernández, el cierre de uno de los episodios de tan largo capítulo refuerza su “blindaje” judicial al colocar en el más recóndito lugar de los archivos su responsabilidad de decir en condición de qué disfrutó de tarjetas de crédito, vehículos suntuosos y colaboraciones “generosas” de Ramón Báez Figueroa.

Para Hipólito Mejía, este “final”, es un punto de apoyo para evadir la obligación de informarle a este pueblo en cuáles cuentas y en cuáles conjuntos patrimoniales están los fondos del soborno al que recurrieron corruptores de viejo cuño como Manuel Guaroa Liranzo, para recuperar una parte de los fondos que habían depositado en el nunca olvidado Banco Intercontinental, Baninter, identificado con el logo “Todas las Posibilidades”.

Danilo Medina, Miguel Vargas, Carlos Morales Troncoso y figuras similares, son los sustentadores formales de la falsa legitimidad. Millonarios y protectores de fortunas y capitales de origen nada limpio.

No hay que preguntar cuáles sectores auspiciaron las maniobras legales que sacaron de la cárcel al responsable de una de las mayores quiebras fraudulentas de este siglo (no ya del siglo que agonizaba cuando él contrajo nupcias con Patricia Álvarez).

Ramón Báez Figueroa estuvo durante un tiempo lejos de las cámaras, pero quienes lo protegieron siguieron apadrinando corruptos, algunos de ellos, como es el caso del senador Félix Bautista, adaptados al esquema global. Son engendros del mismo tipo aquellos que, aun sabiendo anuladas algunas posibilidades se vieron en la obligación de participar en la recién pasada campaña electoral vociferando el vacuo lema: ¡Llegó Papá!

Porque la boda del siglo presentó en sociedad una convivencia matrimonial agrietada por las debilidades banales de los contrayentes, pero, como evento, puso en evidencia una relación indisoluble y sin grieta alguna: el matrimonio (bendecido por curas y pastores de diversas denominaciones) de la clase dominante (incluyendo a los políticos que le sirven) con la podredumbre… ¡Qué asco!

Publicado el agosto 22, 2013 en corrupcion, Impunidad, REPÚBLICA DOMINICANA y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: