Prostitución infantil, otro lado oscuro en Estados Unidos

Tomado de: Discrepando 

prostitucionDISCREPANDO.COM también lee, no sólo redacta, de tal manera vimos en el Nuevo Herald sobre la prostitución infantil y otra vez me dediqué a investigar sobre un tema propuesto por quienes no ven de cerca y pretenden hacer que miran de lejos.

De lo que se trata es de que a primera vista leí: La explotación sexual infantil en los Estados Unidos: no es sólo un problema de los países en desarrollo.

Redactores agudos hablaban del Tercer Congreso Mundial contra la explotación sexual de los niños, que se celebraría en Brasil, con el objetivo de promover la cooperación internacional para lograr medidas más eficaces contra la explotación sexual… Y argumentaba el periodista que desde hace tiempo se sabe que la explotación sexual de la infancia es un terrible problema en los países en desarrollo, donde la combinación del turismo con la pobreza lo convierten en un negocio lucrativo.

Sin embargo, especificaban que al menos 300.000 niños, niñas y adolescentes son víctimas de la prostitución todos los años en los Estados Unidos, según un estudio del 2001 redactado por la Universidad de Pensilvania, pero otros investigadores aseguraron que otros MILES viven en Nueva York.

Estoy hablando de Girls Education and Mentoring Services, dicen que la única organización sin fines de lucro del estado de Nueva York que presta servicios a niñas víctimas de la trata doméstica y de la explotación comercial. El centro, con sede en Harlem, es un refugio; un lugar donde mujeres jóvenes que han conseguido dejar atrás relaciones abusivas de explotación sexual pueden encontrar un techo, consuelo y autonomía.

Diferentes estadísticas de organismos internacionales indican que la prostitución infantil esclaviza a unos 100 millones de menores en todo el mundo y que cada año ingresa en el circuito 1 millón de niños. Un incremento que responde a las exigencias del mercado internacional cuyo motor impulsor es el turismo sexual. Sus practicantes son también los mayores consumidores de pornografía infantil y proceden fundamentalmente de Estados Unidos.

En las grandes potencias mundiales como Estados Unidos y Canadá se prostituye en la actualidad más de medio millón de menores. 20.000 se encuentran en la ciudad de Nueva York y otros 100.000 son explotados en la pornografía infantil. Según estudios realizados en Estados Unidos más del 30% de los consumidores de este tipo de pornografía terminan poniendo en práctica lo que ve en las revistas e intenta plasmarlo en fotos o en vídeo.

En el sur de Los Ángeles, un grupo de vecinos ha dado la voz de alerta. Hace unos meses, denunciaron públicamente un aumento en el número de prostitutas que presuntamente trabajan para proveer fondos a distintas pandillas de mayoría hispana.

Según las autoridades, en las zonas pobres del sur y el este de la ciudad, con altos porcentajes de población latina, se ha creado un negocio lucrativo alrededor de la explotación sexual y ha aumentado el número de prostíbulos informales instalados en departamentos.

La población hispana, con altas tasas de natalidad, se convierte en particularmente vulnerable para este tipo de tráfico. Pero hay más variables que afectan a todas las minorías, desde la pobreza al abuso sexual intrafamiliar que lleva a estos menores a ver la prostitución como una opción de escape una vez que han sido privados de su “dignidad sexual”.

Hace poco, una veintena de traficantes fueron detenidos en el estado de Indiana por presuntos vínculos con una violenta red de prostitución que introducía mujeres latinoamericanas en burdeles del centro y norte de Estados Unidos. Y eso, dicen los expertos, es sólo la punta del iceberg.

El tráfico humano desde América Latina, asociado con la inmigración indocumentada, afecta a un tercio de quienes se integran forzadamente a las redes de prostitución estadounidenses.

Según datos de la CIA en el 2009, de las 50.000 personas víctimas del tráfico humano, 15.000 proceden de países latinoamericanos y la mayoría de ellas acceden a la prostitución mediante diversas estrategias: desde las promesas de falsos empleos para saltar la frontera hasta secuestros, presiones de pandillas o abusos por parte de los llamados coyotes que cobran para asistirlas en el cruce ilegal.

Según las leyes en vigor, solicitar sexo en la vía pública es un delito menor en Estados Unidos y los clientes suelen beneficiarse con medidas de libertad bajo fianza. Muchos de los casos contra los regentes quedan archivados, sobre todo si las víctimas no declaran o señalan que no hubo violencia para el ejercicio de la prostitución.

De tal manera, prostitución infantil, es otro lado oscuro de Estados Unidos, que muchos de sus medios buscan fuera.

Anuncios

Publicado el marzo 21, 2013 en ESTADOS UNIDOS, migración, Trabajadores y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: